Saltar al contenido
VALENCIA FITNESS AND HEALTH

Miedo a hacer ejercicio durante el embarazo

miedos del ejercicio en el embarazo

Estar en estado es un momento que se vive con especial intensidad en la vida de la mujer. Es normal que ante este estado las mujeres sientan dudas e incertidumbres. Hoy hablamos del miedo a hacer ejercicio durante el embarazo.

Los miedos a hacer ejercicio del embarazo

Ya en alguna ocasión hemos hablado de hacer ejercicio en el embarazo con todos sus beneficios y justificaciones científicas. Hoy hablaremos de algunos temores. No debes dejarte llevar por el miedo, ya que en muchas ocasiones no tiene fundamento o se sustenta en argumentos demasiado simples. Es especialmente ilustrativo en las madres primerizas, a las cuales, con el miedo, se les puede bloquear fácilmente. Si ya has sido madre, seguro que alguna de las afirmaciones siguientes te sacan alguna sonrisa.

Esto no quiere decir que no se deban tomar precauciones, claro que no. Hay que seguir los consejos de matronas y ginecólogos y contar con su apoyo si es preciso. En las próximas líneas vamos a intentar dar respuesta a esos miedos (muchos de ellos infundados) que se instalan en nuestra cabeza como ocupas. 

Miedo al aborto por hacer ejercicio en el embarazo

El aborto es un fenómeno multifactorial, por lo que nadie en este mundo te puede asegurar que haya una técnica para evitarlo. El ejercicio te ayuda a mantenerte en forma y sana, lo que indirectamente afecta de manera positiva al bebé. 

Busca consejo profesional, un entrenador personal o clases de ejercicio para embarazadas para hacer ejercicio de forma segura. Si lamentablemente sufres un aborto, no tiene por qué estar relacionado con el ejercicio si no te indicaron expresamente que hicieras reposo o que tenías riesgo de padecerlo. 

Que el bebé no se alimente bien

El aporte de nutrientes al bebé durante esta etapa está más que asegurado. Tu cuerpo crea en tu organismo resistencia a la insulina, para que derives parte de la energía al bebé. Es por esto que es importante que te mantengas en forma haciendo ejercicio, ya que si no puede conducirte a diabetes gestacional, así que es mejor evitarlo.

El ejercicio de fuerza para los miembros inferiores es IMPRESCINDIBLE para evitar este problema. 

Temor por la salud del feto si hago ejercicio en el embarazo

entrenador personal valencia embarazo

Su pulso aumenta conforme aumenta el tuyo, pero eso no quiere decir que le vayas a hacer daño, es simplemente el resultado de tu esfuerzo. No te preocupes, le estás regalando una salud de hierro para el momento de su nacimiento.

El entrenamiento fortalece tu corazón, lo que te ayuda en la prevención de la eclampsia y preeclampsia (hipertensión del embarazo). 

Miedo a que el bebé tenga bajo peso

Los bebés de madres activas presentan menor peso al nacer, lo que facilita el parto, pero al año de haber nacido tienen el mismo peso y estatura que aquellos que han nacido más rollizos. El menor peso se debe al menor porcentaje graso acumulado durante su gestación.

La apertura por donde salen no es muy ancha, por lo que cuanto más pequeño, menos dolor. De modo, que no tengas miedo a que tu bebé tenga bajo peso por hacer ejercicio durante el embarazo.

Que el bebé cambie de posición

El ejercicio no altera de ninguna manera su posición. El propio desarrollo del feto (su tamaño básicamente) le indica al bebé en qué posición debe colocarse. No hay nada que puedas hacer (o dejar de hacer) para que esto cambie.

El ejercicio te ayudará a relajarte tras el entrenamiento y a tener músculos más en forma para empujar con fuerza. 

Provocar parto prematuro

Hacer ejercicio no deriva en parto prematuro. Esta es una creencia muy extendida, pero no tiene fundamento. Porque entrenes más, no vas a dar a luz antes.

Entrena con precaución y con una actividad personalizada para mujeres en tu estado. ¡Verás cómo te sientes genial! 

Miedo a hacerle daño al bebé por hacer ejercicio en el embarazo

Entrenamiento en el embarazo

El bebé no sufre en ningún caso daño por el ejercicio que haga la madre, a no ser, que esta decida involucrarse en deportes que impliquen gran cantidad (o posibilidad) de caídas, como patinaje, esquí, etc.

Si entrenas en un ambiente estable, sin mucha incertidumbre y con dosis adecuada, tendrás un embarazo más sano y un parto mejor. Ese ambiente es el que proporcionamos a nuestras futuras mamás en nuestros centros.

Sentirse cansada o incómoda

Es evidente que conforme pasen las semanas, te sentirás más pesada, pero todas nuestras clientas manifiestan que tras el entrenamiento, se sienten más activas que antes de entrenar.

Aunque te canses entrenando, después te sentirás genial y más activa que antes de empezar. 

Hacer ejercicio en el primer mes: ¡olvida este miedo del embarazo!

No tienes por qué estarte quieta y parada sin moverte en el primer mes por miedo a perder a tu bebé. Hay mujeres que se enteran de que están embarazadas en la semana 11 o 12 y han hecho vida normal hasta entonces sin perder al bebé.

Si hacías ejercicio antes de saber que estabas embarazada, continua igual, si no lo hacías y quieres comenzar, consulta con la matrona, y si te da el ok, hazlo cuanto antes. 

Entrenar en el primer trimestre

Muchas matronas recomiendan prudencia a la hora de hacer ejercicio en las primeras 12 semanas de embarazo (primer trimestre) para permitir al óvulo sujetarse firmemente al útero. Pero esto, como ya hemos dicho anteriormente, no tiene por qué ser necesariamente así. Si evitas ejercicios de impacto y controlas intensidad y volumen, no tiene por qué dar problemas. Incluso aunque hayas tenido un aborto previo.

A no ser que tengas una contraindicación absoluta por parte de la matrona o ginecóloga. Con precaución siempre, pero muévete. Son más las ventajas que los inconvenientes a mantenerte activa. 

Ponerse de parto en clase

Las probabilidades de ponerte de parto durante una clase son muy escasas. Es algo que casi debemos dejar para las películas. No es imposible, pero seguro que antes tu cuerpo te envía señales. Además, actualmente disponemos de un control del embarazo muy exhaustivo, que calcula cuándo sales de cuentas, cuándo es probable que puedas comenzar a ponerte de parto, etc. Con lo que es poco probable que te pille por “sorpresa”.

Es algo bastante improbable, y aunque así fuera, ¿qué diferencia habría con ponerse de parto en un bar o un centro comercial? Ven a entrenar y si te pones de parto, ¡te acercamos al hospital que lo tenemos a 3 minutos de aquí!

Ejercitar la zona abdominal

Se puede fortalecer la zona abdominal sin tener que “comprimir” al bebé. Hay formas de hacerlo para que no sientas que le estrujas, pero te aseguro que en ningún momento le vas a hacer daño, ya que además en tu vida diaria también habrá momentos en los que lo puedes comprimirlo, como al levantarte de la cama (de manera incorrecta), etc.

El abdomen, los glúteos, la zona lumbar, las piernas, los brazos, los hombros. Un buen programa de entrenamiento incluye esto y más. Por eso en nuestros entrenamientos se trabaja todo el cuerpo

Sufrir alguna lesión

Puedes tener miedo a sufrir una lesión por hacer ejercicio durante el embarazo. Es natural. Las lesiones en el embarazo no son infrecuentes, ahora bien, hagas ejercicio o no, pueden suceder. No hay estadística que demuestre que mujeres físicamente activas se lesionen más que las que no lo son. Así que no te preocupes, hacer ejercicio es conveniente y deseable.

Aunque nadie te puede prometer que entrenando no te puedas hacer un esguince, es algo bastante infrecuente, a no ser que por accidente suceda.

No sé qué deporte puedo hacer de manera segura

Esta es una duda muy recurrente. La mayor parte de matronas y ginecólogas recomiendan actividades aeróbicas de baja intensidad y con un nivel de seguridad muy alto (natación, andar, aquagym, etc.) y son propuestas muy buenas, pero, ¿y si no te gustan estas disciplinas?

Una mujer embarazada puede hacer ejercicios de fuerza para piernas, espalda, hombros, brazos, abdomen, etc. Sin ningún problema, por lo que ¿por qué impedirlo?

Busca consejo profesional, pero no dejes de moverte por ello. En nuestro centro te ofrecemos un entrenamiento específico para mujeres embarazadas para que tu miedo a hacer ejercicio durante el embarazo se reduzca al máximo. ¿Te enseñamos? Nuestras sesiones son personalizadas siempre.